La fiesta del Redentore

En el siglo XVI, una terrible epidemia de peste azotaba toda Europa. La peste llegó a Venecia y mermó un tercio de su población en apenas dos años. Por entonces había una fuerte convicción religiosa y la peste se consideraba un castigo divino, así que el Dux pidió a Dios la salvación de la ciudad y prometió que levantaría una Iglesia en agradecimiento si terminaba con la epidemia.

Antes incluso de que la peste se erradicara, se encargó a Andrea Palladio la construcción de un templo en los terrenos de un antiguo convento franciscano, en la isla de la Giudecca, que se levantó en tan solo 15 años. Y cuando por fin, la ciudad se vio libre de la enfermedad, se acordó que cada año se conmemoraría este hecho visitando la Iglesia y dando gracias por el fin de la enfermedad.

La Iglesia del Redentore desde el Zattere

Así, cada año en Venecia, el tercer domingo del mes de julio, se conmemora la salvación de la ciudad. Se construye un puente votivo (llamado así porque se considera que la Iglesia es el resultado de una promesa solemne) entre el Zattere y la Giudecca, y se abre al público el sábado anterior y tras ser bendecido por el Patriarca, los venecianos lo atraviesan para acceder al templo. El puente lleva hasta la Iglesia del Redentore en la que se celebra cada año, rigurosamente desde 1577 una solemne misa de agradecimiento.

Es una fiesta muy querida por los habitantes de la ciudad, que disfrutan durante todo el fin de semana no solo de los actos religiosos sino también de otras actividades muy populares. El sábado, los venecianos salen en sus embarcaciones decoradas e iluminadas para la ocasión y disfrutan de una especie de picnic a bordo de ellas. Montan largas mesas en las Fondamenta, sobre todo en la de la Giudecca, y disfrutan de horas de hermandad y buena vecindad comiendo platos típicos. 

Entre la Giudecca y San Marcos se concentra una multitud de barcos y los habitantes y visitantes esperan con emoción el momento en que comience el gran espectáculo de fuegos artificiales cerca de la medianoche, que dura unos 45 minutos e ilumina las aguas de la Serenissima con su reflejo. Es un espectáculo pirotécnico espectacular, en un escenario único y muy esperado y a su término, algunas personas acuden a continuar la noche en el Lido.

La fiesta continúa la mañana del domingo, con la celebración de la Regata del Redentor, en la que típicas embarcaciones venecianas recorren el Canal de la Giudecca para poner un broche de oro al fin de semana.

Presenciar un situ esta fiesta es uno de mis pendientes en Venecia. De momento, tengo que conformarme con verlo desde la cámara web de este enlace ¿Y vosotros? ¿Habéis tenido la suerte de vivirla? ¡Contádmelo y dejad que rabie de envidia!

La Fiesta de San Pedro

La fiesta de San Pedro se celebra en Venecia la semana del 29 de junio, día de San Pedro. Se trata de una fiesta típica veneciana, que los turistas no suelen conocer y cuyo escenario es el sestiere de Castello, más concretamente, los alrededores de la explanada donde se encuentra la Basílica de San Pedro, que fue la sede religiosa de la ciudad hasta el siglo IX.

Con esta popular fiesta, se conmemora el momento del año en que el Dux se acercaba hasta San Pietro en barca para mostrar sus respetos al Patriarca de Venecia, encontrándose así el poder terrenal y el religioso en el exterior de la Iglesia, en el lugar señalizado con una baldosa blanca.

La explanada delante de la Iglesia de San Pietro

Durante la semana festiva, en las cercanías de la Basílica de San Pietro di Castello, se celebran conciertos, espectáculos y eventos muy variados. Por ejemplo, podéis subir a un barco en el que realizar una visita guiada gratuita que, partiendo de San Pietro, llega hasta el Arsenal. Durante la travesía se puede disfrutar de historias y leyendas relacionadas con la festividad.

Además, podréis disfrutar de un mercadillo solidario a cargo de varias asociaciones; exposiciones fotográficas; un espectáculo de cabaret musical; visitas guiadas gratuitas a la Basílica de San Pietro di Castello; La regata de le Marie, acto también que se celebra en la apertura del Carnaval y que recuerda la dote tradicional que ofrecía el dux en la época de la Serenissima; así como de espectáculos callejeros de marionetas.

¿Conocéis esta fiesta? Un bonito motivo para una escapada a Venecia a finales de este mes de junio, antes de que el calor y los turistas la tomen durante el resto del verano.

Los esponsales con el mar

Los esponsales con el mar

Hoy, 2 de junio, es un día importante en Venecia. Es el día en que se renuevan los esponsales con el mar, el día de la “Sensa”.

La Sensa se celebra en Venecia desde mayo de 998, cuando el Dogo Pietro II Orseolo conquistó Dalmacia. Pero fue a partir de 1177 cuando se convirtió en una celebración anual de recreación histórica, gracias a la firma del tratado de paz entre el Papa Alejandro III y Federico Barbarroja, que tuvo lugar en presencia del Dogo Sebastiano Ziani.

Con motivo de la firma de este tratado, el Dogo recibió un anillo del Papa que representaba el poderío y dominio de los mares de la Serenissima, simbolizando el matrimonio de Venecia con el mar.

Desde entonces, el día de la Ascensión, el Dux, a bordo del Bucintoro, una enorme galera de dos plantas recubierta de oro, y su séquito formado por diversas embarcaciones, se acercaba hasta la isla de Sant’Elena y, en el punto más alto de San Pietro di Castello, se encontraba con el Obispo, quien le daba su bendición. Todavía en la explanada frente a San Pietro podéis ver la piedra de color blanco que señala el lugar exacto donde ambos representantes de la ciudad, el terrenal y el eclesiástico, se encontraban. Luego, el Dogo acudía a la desembocadura del puerto de San Nicolò desde donde lanzaba un anillo de oro a las aguas de la laguna para conmemorar y confirmar el vínculo entre Venecia y el mar.

El Bucintoro según Canaletto

Con la caída de la República de Venecia y la destrucción del Bucintoro por las tropas napoleónicas, la fiesta de la Sensa se suspendió hasta 1965, pero a partir de esa fecha se recuperó y desde entonces, anualmente, el domingo siguiente al día de la Ascensión, tiene lugar el desfile de embarcaciones encabezada ahora por el alcalde de la ciudad.

Como antaño, la procesión parte de San Marco y llega a San Nicolò, donde, frente a la iglesia homónima, se recuerda la ceremonia del matrimonio del mar con el lanzamiento simbólico del anillo a las aguas. Es un día muy festivo y querido por los venecianos y la ciudad se engalana para celebrarlo, se montan puestos callejeros y varias regatas discurren desde San Marcos hasta el Lido, con las embarcaciones decoradas para la ocasión. Disfrutar de esta fiesta en Venecia es una de las cosas que tengo pendientes de hacer allí… otro motivo para volver.

Los esponsales con el mar

El Carnaval de Venecia

El Carnaval de Venezia, el carnaval más antiguo del mundo, data del siglo XI, cuando los nobles salían con máscaras a mezclarse entre el pueblo y su objetivo original era conceder a la población más pobre un momento de diversión, de ahí lo de usar máscaras que pudieran ocultar la identidad facilitando el acercamiento entre las diferentes clases sociales.

La Bauta, típica máscara veneciana

La fiesta fue evolucionando hasta que en 1296, Christopher Tolive, Secretario del Dux, declaró festivo el día precedente al inicio de la Cuaresma, promoviendo así una festividad que mezclaba lo religioso y lo pagano; lo social y lo político; la desaparición de las clases sociales y el control de las tensiones de la época. Se construían grandes palcos en la Plaza de San Marcos y había, para deleite de la población, varias atracciones circenses, animales danzantes y acróbatas. Se comían frutas secas, fritos y dulces de todo tipo, algunos de los cuales siguen formando parte del Carnaval actual.

En los tiempos de la Serenissima, hubo épocas en las que el carnaval duraba 6 meses, desde octubre hasta el comienzo de la Cuaresma. En su máximo esplendor, durante el siglo XVIII, comenzaba el 26 de diciembre, después del día de Navidad, y su duración se extendía también hasta el miércoles de ceniza. Con la decadencia de la República Veneciana, Napoleón invadió la ciudad y prohibió los festejos del carnaval en 1797 por temor a que se generasen conspiraciones en su contra y no fue hasta principios del siglo XX cuando lentamente comenzaron a recuperarse. De forma oficial, el Carnaval de Venecia se rescató en 1979 y hoy en día recibe miles de turistas que a lo largo de sus tres semanas de duración, se funden con la población vistiéndose con multitud de máscaras, capas y trajes lujosos que se venden desde los puestos callejeros a los locales más selectos. El martes de carnaval, se alcanza la mayor cifra de visitantes y la ciudad bulle como en sus mejores tiempos.

Trajes de época

Durante el primer fin de semana del Carnaval tiene lugar la Festa sull’acqua. Un evento con varios actos que deja la ciudad en tensa espera durante el resto de la semana, pero sin desprenderse del ambiente festivo. Ese sábado, en el Rio di Canareggio, un desfile de carrozas acuáticas llena de luz y sonido los canales y en la Plaza de San Marcos se celebra el Gran Brindis, donde venecianos y turistas dan la bienvenida al Carnaval abriendo los bailes en la Piazza al estilo del siglo XIX.

Fiesta sobre el agua

El domingo por la mañana, desde la Punta de la Dogana, un desfile de diversas embarcaciones engalanadas, recorre el Gran Canal en dirección al Sestiere de Cannaregio. Es el cortejo acuático de la Asociación de Remo de Venecia en el que los participantes compiten por ser la embarcación mejor decorada y cuya protagonista es la Pantegana, una rata gigante que los venecianos adoran y que protagoniza el Svolo della Pantegana, desde el Puente de Tres Arcos parodiando el emblemático Volo dell´Angelo.

Cortejo acuático

Para los venecianos, la rata es todo un símbolo porque es el último animal en rendirse y morir cuando el barco se hunde, una metáfora de la resistencia de la Serenissima a desaparecer aun cuando su decadencia era ya irrevocable. Al término de la cabalgata, se premia a la embarcación elegida y se abren en la Fondamenta de Canareggio varios puestos en los que se reparten gratuitamente comida y platos típicos.

La Pantegana camino de Canareggio

El siguiente fin de semana, el sábado anterior al Vuelo del Ángel, tiene lugar la Festa delle Marie, un acto que, salvando las distancias, sería el equivalente a la elección de las reinas de las fiestas de las diversas localidades españolas. La fiesta es un momento único para admirar los trajes tradicionales venecianos. El cortejo sale de San Pietro in Castello y recorre la Riva degli Schiavoni hasta llegar a la Plaza de San Marcos, donde tiene lugar la presentación de las “Marías”. La coronación de la “María” ganadora se celebrará el martes Grasso, al finalizar el cortejo acuático que va de San Giacomo dell’Orio hasta la plaza de San Marcos. En otro momento os contaré su accidentado origen y porqué es un acto muy querido por los venecianos.

Desfile de las Marías

El domingo, tiene lugar el acto oficial del inicio del carnaval, Il Volo dell’Angelo. Tradicionalmente se lanzaba una paloma metálica desde el Campanile a la Plaza de San Marcos y posteriormente un acróbata ha sido durante años el encargado de lanzarse en tirolina, tirando confeti y caramelos y haciendo las delicias de la multitud que abarrota la Plaza de San Marcos y la Piazzetta desde primeras horas de la mañana. Desde 2011, es la María ganadora del año anterior quien desciende a través de la tirolina desde el Campanile hasta el Palacio Ducal.

Il Volo dell´Angelo

El acto es precedido por el Cortejo del Dux, que recorre la Plaza hasta el palco preparado a los pies del Palacio.. Il Volo dell’Angelo o della Colombina, da inicio oficialmente al Carnaval y a partir de entonces, habrá por delante 10 días de actividades lúdicas, diversión, juegos, bailes, actividades y fiestas privadas en los que los locales se ponen sus mejores galas y los turistas invaden la ciudad ávidos de disfrutar del ambiente festivo.

El Cortejo del Dux

Nuestras visitas a Venecia han coincidido con el primer fin de semana en varias ocasiones. Entonces todavía no hay demasiados visitantes y es un espectáculo disfrutar de la Fiesta sobre el agua en la tarde-noche veneciana del sábado. El domingo, la cabalgata acuática por el Gran Canal es un acontecimiento multitudinario en el que las embarcaciones se engalanan y los disfraces de los remeros son de lo más variopinto. Esos días la ciudad se ha vestido ya para el Carnaval pero sin las grandes afluencias de la semana siguiente, y aún es posible disfrutar sin demasiada aglomeración de los actos festivos, se ven ya los primeros trajes de época, las máscaras inundan las calles y los escaparates de las pastelerías y cafeterías comienzan a vender las fritelle, unos deliciosos buñuelos con rellenos diversos típicos del carnaval.

Rio di Canareggio

En uno de nuestros viajes, llegamos en el segundo fin de semana. Aquella vez, nos acompañaron mis padres y disfrutamos de la fiesta de las Marías en Castello y del Vuelo del Ángel desde la terraza de la Basílica. Fue una experiencia fantástica e inolvidable. Venecia, aun abarrotada, estaba preciosa, con los venecianos y visitantes paseando y dejándose ver y fotografiar con sus trajes de época, devolviéndole a la ciudad el lujo y la elegancia de los tiempos de la Serenissima. Puede que no sea la mejor época para descubrir Venecia por primera vez porque la multitud podría enmascarar su belleza atemporal, pero no hay duda que la manera de vivirlo contribuye a esa atemporalidad y, personalmente, creo que es imprescindible que al menos la visitéis una vez durante esas semanas mágicas. Por algo es el carnaval más antiguo del mundo. ¿Lo conocéis?

Comienza el Carnaval